El COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por una variante de coronavirus, el SARS-CoV-2. Sus síntomas pueden variar desde leves síntomas similares a la gripe (fiebre, tos seca, disnea, malgias…) hasta formas más graves como neumonía o sepsis.

IgM (-) | IgG (-): Este resultado indica que no ha habido contacto con el virus. Si presenta síntomas de enfermedad se recomienda realizar test de PCR.

IgM (+) | IgG (-): Este resultado indica que la infección ha sido muy reciente y que la enfermedad se encuentra en fase aguda. Se recomienda realización de test de PCR para determinar si está en fase contagiosa.

IgM (+) | IgG (+): Este resultado indica que la infección es relativamente reciente pero que ya ha desarrollado anticuerpos. Se recomienda realización de test de PCR para determinar si está en fase contagiosa.

IgM (-) | IgG (+): Este resultado indica que el paciente tiene anticuerpos y por lo tanto ya ha pasado la infección. No es necesario realizar test de PCR.

El test de PCR de SARS-CoV-2 nos da información de si el individuo está en una fase contagiosa.

El estudio serológico nos informa de si el individuo ha estado en contacto reciente (IgM) o lejano (IgG) con el virus SARS-CoV-2.

Es importante que tenga en cuenta que medir el contacto con el coronavirus (estudio serológico) no es suficiente para diagnosticar COVID-19 y tampoco nos dice si usted es o no contagioso en este momento (que sí sería valorado por un test de PCR).

En caso de obtener un resultado positivo en PCR, deberá ser valorado por un médico para evaluar la estabilidad hemodinámica, la presencia de dificultad respiratoria y/o la necesidad de acudir a un centro hospitalario.

  1. Aislamiento domiciliario hasta cese de los síntomas
  2. Los miembros de la familia y convivientes deben permanecer en una habitación diferente, teniendo el mínimo contacto con el caso. Evitar el contacto directo con los fluidos corporales, especialmente los orales o secreciones respiratorias, y heces. No se deben compartir objetos de uso personal tal como cepillos de dientes, vasos, platos, cubiertos, toallas, etc.
  3. El paciente deberá permanecer en una estancia o habitación de uso individual con la puerta cerrada hasta la finalización del aislamiento. En caso de que sea imprescindible ir a las zonas comunes del domicilio deberá utilizar mascarilla quirúrgica y realizar higiene de manos al salir de la habitación. Se mantendrán bien ventiladas las zonas comunes. Puede comunicarse a través de un intercomunicador o el móvil.
  4. En el interior de la estancia o habitación deberá colocarse un cubo de basura, con tapa de apertura de pedal, y en su interior una bolsa de plástico que cierre herméticamente para los residuos.
  5. El paciente debe lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón, especialmente después de toser o estornudar o manipular pañuelos que haya usado para cubrirse al toser. También puede utilizar soluciones hidroalcohólicas si las tuviera disponibles.
  6. Se recomienda disponer utensilios de aseo de uso individual y de productos para la higiene de manos como jabón o solución hidroalcohólica.
  7. Las toallas deberán ser de uso exclusivo y secarse. Deberán cambiarse periódicamente.
  8. Todos los convivientes deben lavarse las manos con agua y jabón o solución hidroalcohólica después de cualquier contacto con el enfermo o su entorno inmediato.
  9. Si el caso en investigación es una madre lactante, se desaconseja la lactancia hasta que sea descartada o confirmada la infección. En este último caso deberá seguir lo indicado por el personal sanitario correspondiente. En todo caso deberá llevar una mascarilla cuando esté cerca de su bebé y realizar una cuidadosa higiene de manos antes del contacto cercano con el bebé.
  10. Se informará a los miembros de la familia y convivientes de que, si el paciente es un caso en investigación y se convierte en un caso confirmado, serán considerados contactos.
  11. Los miembros de la familia, convivientes y personas encargadas de los cuidados realizarán auto vigilancia de la aparición de síntomas de infección respiratoria aguda como fiebre, tos, dolor de garganta, dificultad para respirar; consultando con los servicios de salud si éstos aparecieran.

Hay dos pruebas diagnósticas: PCR y test antigénico rápido. Si se realiza la PCR se debe mantener el aislamiento hasta conocer su resultado*. Si una prueba se hace por ser contacto de un caso y fuera negativa, se guardará la cuarentena.

  1. Si se padece la COVID (síntomas y prueba POSITIVA): 10 días desde que empezaron los síntomas, siempre que se lleve al menos 3 días sin enfermedad.
  2. Si la prueba es POSITIVA pero sin síntomas (ASINTOMÁTICO): 10 días desde el día en que le hicieron la prueba.
  3. Si la prueba es NEGATIVA pero con un CONTACTO PREVIO estrecho**, pero ya no, con una persona positiva: 10 días de cuarentena a partir del día siguiente al último día de contacto.
  4. Si la prueba es NEGATIVA pero con un CONTACTO MANTENIDO, sin posibilidad de aislamiento, con una persona positiva: 20 días de cuarentena; los 10 días del aislamiento del caso positivo con el que convive, más los 10 posteriores al último día de contacto con posibilidad de contagio.

* Una persona sintomática con prueba negativa no precisa aislamiento, pero si el resultado no es inmediato (PCR), deberá esperar aislada hasta conocerlo.
**Contacto estrecho: se define como más de 15 min a menos de 2 metros de distancia de una persona con prueba positiva, desde 2 días antes de que ésta hubiera empezado con los síntomas de COVID o desde 2 días antes de que se detectara la prueba positiva, en el caso de los asintomáticos.